Hoy vamos a analizar cuáles son los errores más comunes a la hora de elegir tu mascarilla higiénica .


¿Me quedará bien? ¿Será cómoda? 

Estas son algunas de las preguntas más habituales que nos hacemos a la hora de elegir una mascarilla higiénica pero, ¿son las preguntas adecuadas? ¿dónde está el error?

¿Qué se entiende por mascarilla higiénica? 

Según la Orden SND/354/2020, del 19 de abril, “por la que se establecen medidas excepcionales para garantizar el acceso de la población a los productos de uso recomendados como medidas higiénicas para la prevención de contagios por la COVID-19”, la mascarilla higiénica, tanto desechable como reutilizable, es la pieza facial que cubre la boca, la nariz y barbilla,  que está provista de un arnés de cabeza y que cumple los requisitos establecidos en las especificaciones técnicas vistas en UNE 0064-1:2020, UNE 0064-2:2020, UNE 0065:2020 o cualquier norma equivalente que garantice el cumplimiento de los criterios establecidos en las citadas especificaciones.

Con esta definición, lo primero que hay que decir es que si no se cumple la norma (sea cual fuere, y fundamentalmente las UNE0064-1:2020, UNE0064-2:2020 o UNE0065:2020), no se debería llamar a la mascarilla higiénica, de protección contra la COVID-19, o cualquier otra alusión a la protección frente a infecciones. 

 

Pero, ¿Cuáles son los errores a los que nos enfrentamos cuando buscamos la mascarilla higiénica perfecta?

1- Si una mascarilla o cualquiera de las partes que la componen (por ejemplo, el tejido), NO indica claramente que cumple con alguna norma aceptada, tampoco debería indicar que es higiénica o que protege contra cualquier patógeno. Una buena publicidad o una escritura creativa no debería apartarnos de nuestro objetivo de protección.

Una vez que hemos establecido esto, podríamos pensar que todas las mascarillas que dicen cumplir una norma lo hacen pero NO. Ya que muchos sugieren que cumplen con la norma jugando a la confusión e incluso indicando que son seguras tras cientos de lavados, pero sin hacer ni referencia ni alusión a un ensayo que lo valide.

2- Toda mascarilla higiénica que cumple la normativa debe mostrar sus valores de BFE (Eficacia de filtración bacteriana y respirabilidad). En particular, las reutilizables lo deben indicar tras un mínimo de 5 lavados, y debe ser superior o igual al mínimo exigido por la norma UNE0065:2020. Además, es obligatorio informar sobre el laboratorio que ha realizado los análisis y del número de informe.


Click aquí para saber más sobre la relación entre respirabilidad y eficacia


Grande es la polémica que se ha generado, ya que muchos han aprovechado para indicar que cumplen con un número ingente de lavados en laboratorios de dudosa acreditación y sin mencionar informe o valor alguno.

Es importante huir de la información confusa, embellecida, y ser críticos con lo que se expone, como si del prospecto de un medicamento se tratase.

Mascarilla higiénica Slimit Comfort Earth de Suandper by Textil Santanderina

Mascarilla higiénica Slimit Comfort Earth de Suandper

3- Las mascarillas higiénicas deben estar etiquetadas obligatoriamente con el fabricante, contenido y composición. Pero más importantes son las advertencias, instrucciones de uso, y el cumplimiento de las especificaciones técnicas según la normativa vigente. El enunciado debe ser claro y debe ir acompañado de los valores de BFE y respirabilidad, incluyendo el nombre del laboratorio y número de informe. Asimismo deben ser visibles las instrucciones de lavado.

Toda mascarilla que no cumpla alguno (o varios) de estos aspectos está contraviniendo la normativa actual.

4- “Yo compro KN95, las mascarillas higiénicas no me protegen”.

Falso: Las mascarillas higiénicas SI protegen, de hecho, las KN95 no están homologadas en Europa (por algo será…).

Por el contrario, las mascarillas FFP2, cumplen con la norma UNE EN 149:2001+A1 y además de la capacidad de filtración, semejante a la de las mascarillas higiénicas, se realiza una medida de ajuste facial. Esta es la gran diferencia, una FFP2 garantiza un mayor ajuste facial y una menor probabilidad de contagio si el usuario con mascarilla se enfrenta a otro, posible portador del virus, sin mascarilla.

Si todos llevamos mascarilla, como es nuestra obligación en la actualidad, la mascarilla higiénica reutilizable nos protege en una amplia mayoría de los supuestos, con la misma efectividad que una mascarilla sanitaria y semejante una mascarilla tipo EPI.

Mascarillas reutilizables de Suandper by Textil Santanderina

Mascarillas higiénicas Slimit de Suandper

5- Las mascarillas con filtro no son garantía de seguridad.

En efecto, hay muchas y muy variadas, pero de momento no tenemos constancia de que haya alguna mascarilla con filtro que esté homologada según la norma UNE0065:2020 la cual además no contempla la posibilidad de incorporar en la mascarilla partes intercambiables.

En estos casos se suele jugar con que llevan TNT (una tipología de tejido denominado no tejido) lo cual no implica que cumplan con la normativa ya que no se puede afirmar que todos los TNT sirvan como filtro, de igual forma que no todos los tejidos sirven para la confección de mascarillas higiénicas reutilizables (vease la lista de fabricantes publicada por el ministerio).

6- Mi mascarilla higiénica reutilizable tiene certificado europeo.

Error. NO existe ninguna certificación en ese sentido. Si bien el CWA 17553:2020 es un acuerdo para homogeneizar normativas en toda Europa no está aceptado en España y para poder asegurar que la mascarilla nos protege debemos verificar que cumple con la UNE0065:2020 y que sus valores de BFE y respirabilidad, según ensayos llevados a cabo en un laboratorio competente, son los que marca la norma.